El sufrimiento se convierte en una constante en nuestra vida cuando lo alimentamos con el pensamiento y el comportamiento (que es lo que hacemos en general sin querer) en lugar de tratar de gestionarlo .  Comprender cómo sufrimos y porqué sufrimos y averiguar de donde viene nuestro sufrimiento desactiva la energía que alimenta nuestros conflictos y nos devuelve nuestro poder para sentir y actuar.

Como decía Budha “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”. El dolor es una emoción "negativa" que está directamente relacionada con un hecho que nos afecta. ¿Cuál es la idea? poner solución a la situación de manera activa  y el dolor debe ir disminuyendo hasta desaparecer. Pero el sufrimiento es un dolor emocional que está alimentado con pensamientos y emociones negativas, que aumentan la duración y la intensidad de ese dolor.

Si la historia por la que nos sentimos mal se convierte en un torbellino de pensamientos recurrentes y “sufridos”  eso nos hace sentirnos mal, tristes y hasta víctimas de lo que nos pasa. Hay que levantar el pie porque quizá estamos teniendo una conducta desproporcionada. Date un momento y reflexiona sobre qué temas o personas tienen influencia en ti y te hacen sufrir. Tendrás, si no me equivoco, un abanico amplio de asuntos que te causan sufrimiento pero observa si cuando el tema desaparece buscas otra cosa,  y otra.... porque lo mismo te das cuenta de que te has acostumbrado  y sigues alimentado tu naturaleza sufridora...

Como para todo lo que queremos cambiar o mejorar es importante poner atención y ser conscientes de nuestros estados emocionales para ahorrarnos ese sufrimiento innecesario.  Lo que nos ocurre nos provoca una emoción y nos lleva a activar una corriente de pensamientos en nuestra cabeza que se alimentan de cosas de cosas que ya nos han pasado o creemos y damos por buenas y eso deriva en un comportamiento determinado. Pero ¿Qué pensamientos son?  ¿Cuáles son los tuyos?  Poner atención en ellos es lo que nos va a permitir poder confrontarlos. Sepárate un poco de las circunstancias y de las personas implicadas en los hechos y piensa, en realidad ¿Qué me duele? ¿Qué es lo que me molesta? Poner atención en comprenderlo desarrolla nuestra consciencia y nos ayuda a continuar este proceso de aprendizaje que estamos haciendo 🙂 Pincha en el audio y escucha, hay ejercicios concretos 😉

Acabar con el sufrimiento es un proceso, no se soluciona con varitas mágicas, se remedia por la comprensión de nuestro propio proceso porque cuando ordenamos de manera coherente la información alrededor de un problema, cuando observamos nuestras emociones, pensamientos, creencias y nuestras reacciones,  ¡estamos comprendiendo! Así que  sentirás que las cosas van cambiando cuando empieces a sentir que puedes encontrarte bien a pesar de que las cosas sean como son porque podrás aceptarlas y ejercer autocontrol . Para eso... practica la generosidad y la ternura contigo. Y también necesitas un compromiso, que significa que pongas acción además de intención  para poder e ir más allá del solo deseo. Significa tener decisión, que es la manifestación de la voluntad para continuar con el proceso para seguir avanzando y avanzando siempre, mientras vivamos… te animas a empezar hoy mismo? 😉 Anímate y Escribe a info@anabayo.com   para unirte a las sesiones grupales que realizamos para ahorrarnos esos sufrimientos innesarios y practicar un sano amor por ti.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies