No hay mayor desprecio que no hacer aprecio

Generar confianza en ti y expresarte con tu voz auténtica es mucho más que aprender 5 claves de comunicación. Es trabajar en ti y mejorar tu presencia, tu relación contigo y con los demás. Entonces las cosas cambian. Y casualmente los otros empiezan a verte.

El otro día escuché esta frase en una conversación en la que una persona le decía a la otra que la mejor manera de ofender a alguien que te ha hecho daño es mostrar indiferencia. 

No digo que lo comparta, digo que esas reacciones tienen sentido. Somos humanos. 

Cuando nos sentimos invisibles ante los demás y percibimos que nos ignoran o nos rechazan experimentamos un profundo malestar.

En nuestras necesidades básicas humanas está el reconocimiento, el afecto, la pertenencia.

Cuando no se cubren en general y por las personas que amamos en particular, nuestras emociones comienzan a darnos señales de que hay dolor y sufrimiento.  

Que nos ponemos fatal, vamos!

Para dejar de poner el foco en lo externo de una puñetera vez, la pregunta es:

¿Y tú, aprecias tu presencia?

Tu aspecto, tu voz, (que también es tu presencia porque es tu expresión vocal y física porque incluye el movimiento), tu personalidad, tu manera, tu carisma…

Todos esperamos el aprecio de los demás y nos nutre mucho, ¿a que sí?,  pero déjame que te cuente que todo empieza desde dentro.

Esta parte te puede parecer un tostón, algo inabordable o que te inspire pereza sencillamente, porque quizá crees que es para gente que hace fiestas de la primera y fuma cosas a veces…

La consecuencia de no trabajar en tu propia presencia y expresión personal es seguir alimentando miedos y lo peor! haciéndoles caso.

Es continuar dándole cancha a ese duro crítico interno.

Es sufrir para elevar tus niveles de confianza personal porque quieres quedar bien, pero eso sí, mostrarte poco. 

Lo entiendo y conozco muy bien todo eso. Lo he vivido y trabajo en ello desde hace años. 

Generar confianza en ti y expresarte con tu voz auténtica es mucho más que aprender 5 claves de comunicación. 

Es trabajar en ti y mejorar tu presencia, tu relación contigo y con los demás. Entonces las cosas cambian. Y casualmente los otros empiezan a verte. 

Ya sea tu cliente, tu audiencia, tu jefe o tus relaciones familiares y sociales.

Si te mola la idea de evolucionar en todo esto tengo un curso que te sirve para encontrar y practicar tus propias respuestas.

Cuentas conmigo en el proceso.

Solo tienes que suscribirte a la lista de correo en el botón aparece en la parte inferior de esta misma página y a partir de ahí, te voy contando toda la info.

Me encanta la idea de contar contigo pero para que pueda ayudarte yo tienes que ayudarte tú primero dando el primer paso.

Compartir:

Apúntate a recibir los mensajes que envío por mail, son personales y enriquecedores.